Nací en Algodonales (Cádiz) el 27/11/38. A los 8 años de edad comencé a formarme en el taller de mi primo D. Francisco Ramírez Leo, al cual le estoy inmensamente agradecido por la formación adquirida durante los años de aprendizaje. Para mi fue un orgullo poder aprender con este gran maestro, uno de los mejores del mundo. A la edad de 14 años construí mi 1ª guitarra, la cual vendí en 500 pesetas, a  D. Diego Galván, eso fue lo más hermoso de mi vida, en ese momento, a partir de entonces solo podía soñar en que un día mis guitarras fuesen conocidas por el mundo entero. 
A la edad de 20 años marché a Noruega. Me enrolé en la compañía Braheten, en el petrolero Atlantic Trader, en el cual recorrí el mundo entero varias veces, cosa que en ese momento me gustó muchísimo. 
Un accidente en alta mar me hizo cambiar el rumbo. 

A finales del año 1962 me establecí en Bélgica; durante 5 años trabajé en lo que me gustaba, la madera. Durante ese tiempo me dediqué a construir guitarras junto a mi mujer Catalina Gil y repararlas en nuestro tiempo libre, hasta que por fin una vez transcurrido el periodo establecido por las leyes Belgas, me conceden  el poder de establecerme por mi cuenta.

En 1968 por fin conseguimos nuestro propio taller y comercio de guitarras en Wavre a 20 Km de Bruselas,  todos los guitarristas que conocía me aconsejaron que me estableciera en Bruselas, ya que era mucho más fácil contactar con ellos. 
En 1970 decidimos marchar a Bruselas, nos instalamos en Rue Theodore Verangen 21, a partir de ese momento viento en popa.  

Los mejores guitarristas del mercado de la época tanto clásico como flamenco pasaron por mi taller. De todos ellos aprendí muchísimas cosas, especialmente de Roger Valentin. Trabajé muchos años para él, no solamente en la guitarra, sino en toda  clase de instrumentos a cuerda.

En 1976 regresé a España, a Algodonales... añoraba mi tierra.
Como lógico que era, después de tanto tiempo fuera de mi país, no estaba reconocido como Luthier. En 1977 tuve que marchar a Jerez para darme mas rápidamente a conocer. En Jerez conocí a todos los guitarristas flamencos. En 1982 regresé a Algodonales donde espero estar hasta el fin de mi vida, que sea por muchos años.

El día 13 de Marzo de 1998 la Excma. Diputación de Cádiz me concede la medalla de Bronce por llevar el nombre de mi pueblo a todos los rincones del Planeta.

 Mi sucesor, con mucho orgullo, será mi hijo Rafael Bernal el cual está realizando trabajos de mucha calidad y esta creando su propia marca Rafa de Valeriano, en la parte  de ventas esta mi hija Chari Bernal, ellos dos son los que espero continuen con este oficio durante muchos años mas.